“Solo le pedía: no me mates”: otra víctima de Levith Rúa Rodríguez


La mujer de nacionalidad Venezolana vendía botellas de agua en la Murillo en un puesto y todo ocurrió un día después de la desaparición de Gabriela Andrea Romero.

“Se apareció en mi puesto y se presentó como policía, me sacó conversación y me dijo que se compadecía de mi situación, me ofreció un empleo”, relato en exclusiva al portal de noticias Zona Cero una joven venezolana, que denunció ser otra de las víctimas de Levith Rúa, el ex policía que es investigado por la atroz muerte de Gabriela Andrea Romero Cabarcas y la violación de varias mujeres.

Sonia Carrillo (*) relató que laboraba en un puesto de agua, jugos y refrescos sobre la calle Murillo y su caso sucedió solo un día luego de la desaparición de Gabriela, es decir dia el 25 de noviembre.

Levith Rúa Rodríguez le comento de un amigo que es abogado y que necesitaba una joven que le pudiera hacer de niñera cuidando a su hijo, “Él me dijo: te van a pagar 800 mensual”, relató la mujer de 29 años.

“Me pareció bien la idea y le comenté a mi esposo, al pasar los días él había tomado el número de mi puesto y me llamaba y me decía, mañana vamos a la finca de mi amigo, hasta me mostró una foto donde sale él en una finca, por lo que me inspiró confianza porque era policía”, recordó.

Siguio contando su historia y manifesto que el 25 de noviembre le comentó que su amigo la estaba esperando en la finca para entrevistarla. “Nos encontramos en la Murillo, tomamos una camioneta que decía Simón Bolívar, me preguntó y tus hijos… yo le dije están bien”, indicó.

“Nos bajamos en una zona muy poco transitada, era muy boscosa y sentí desconfianza, pero llegó y me dijo dejame orinar prefiero perder un amigo que una tripa, yo le dije ok ve, pero apúrate que esto no me gusta, me quiero ir”, manifestó la joven mujer.

Cuenta que de un momento a otro la abrazó fuertemente y la tomó por el cuello, le dio un beso en la mejilla y le puso un cuchillo en el cuello diciendole “si gritas te mato”.

“Me metió en un monte me dijo camina y cállate, sigue caminando y yo no sabía qué hacer, me lanzó a un arbusto y me dijo saca lo que tengo en el bolso: tenía una sábana, unas bolsas negras agua y un pote de vaselina. Me dijo corta esto acomódate y quitáte la ropa”, agregó la joven.

“Sólo le pedía no me mates”, indicó *Sonia Carrillo, al recordar las horas que pasó al lado de ese hombre de quien dijo le dejó un trauma por las amenazas de las que fue objeto después.

Y añadió: “Él me dijo pórtate bien y yo me porto bien”.

Sonia (*) fue violada desde las 11:00 a.m. hasta la 3:00 p.m.  “Vístete ya nos vamos, me dejó libre y me dijo te llamaré porque quiero que seas mía de nuevo”, relató.

Cuenta que el hombre le enviaba mensajes intimidantes y amenazantes a toda su familia, tuvo que regresar de nuevo a Venezuela por temor a que le pasara algo a su familia. Dijo que no denunció por consejos de sus familiares en Colombia.

“Me encantaría que ese hombre nunca más salga por que tiene que pagar”, añadió Sonia (*).

La mujer contó que debido a este episodio está teniendo atención psicológica, ya que siente mucho temor salir a la calle y le ha sido imposible volver a tener intimidad con su esposo.

Con información de zonacero.com