Conversación donde Levith Rua convence a Gabriela Romero para verse


Persuadió de tal manera a la joven que ella accedió.

En la audiencia de imputación de cargos y solicitud de medida contra Levith Rúa Rodríguez, el fiscal del caso, Rodrigo Restrepo, leyó textualmente el chat en el que el ‘Monstruo de la Sexta Entrada’ convenció a la aprendiz del Sena, Gabriela Romero, para verse.

Luego de que la joven accedió a verse con él, estuvo desaparecida, hasta que el pasado jueves, cuando fue hallada muerta en una trocha cerca de la Sexta Entrada, en Malambo.

Este es el chat, en Facebook Messenger, entre Levith y Gabriela:

23 de noviembre de 2017 – 11:23 a.m.

Levith: Hola, cómo estás, cómo amaneces.

Gabriela: Mal.

Gabriela: Quiero trabajar para ayudar a mis papás, además de estudiar.

Levith: Tienes Whatsapp, cómo hacemos para vernos, personalmente y me cuentas lo que estás pasando ¿te parece bueno? ¿Dónde vives?

Gabriela: Por Simón Bolívar, por la Olímpica.

El fiscal en su relato aclara que Gabriela no tiene intereses en conocerlo.
“Él la invita a un estadero. Ella contesta: ‘Yo no soy niña de estaderos. Yo soy una niña de casa, lo máximo que hago es ir a un centro comercial'”.

Levith: Un amigo mío, que es abogado, está necesitando quien le cuide al hijo, paga 800.000 pesos mensualmente.

Gabriela: ¡Ay, sí!

Levith: Si estás interesada dime, sino para decirle a otra persona.

Gabriela: ¿La necesitan para mañana?

Gabriela: Yo podría después de 12 porque estudio.

Gabriela: Me podías ayudar que sea de tarde y le cobro menos.

Levith: Déjame y yo hablo con él. Dame una hora.

Levith: Ya hablé con él, ¿tu eres menor de edad?

Gabriela: No, acabo de cumplir los 18.

Levith: Ah bueno, porque me dijeron que no fuera menor de edad.

Levith: Tienes foto reciente que te hayas tomado.

Gabriela: ¿Para qué?

Levith: Para la hoja de vida

Ella envía la foto con uniforme del Sena.

Levith: Allá hay quien cocina y otra de los oficios. Tú serías para estar pendiente del niño. Él es quieto.

Gabriela: A mí me gustan los niños, no tengo problema con eso.

Levith: Mira, cuándo puedes para llevarte para que veas donde vas a trabajar y conozcas al niño. Es un niño educado.

Gabriela: Estaré en clases, yo salgo a las 12 del medio día.

Levith: ¿Tienes que ir?

Gabriela: ¿Por qué?

Levith: Porque mañana en la mañana para ir, para que vayas y conozcas dónde es y conozcas al niño y digas cuándo empiezas.

Gabriela: ¿Hablaste con el señor y le dijiste que estudio en el Sena?

Levith: Le dije que estudiabas y mejor porque eres una persona educada.

Gabriela: Qué bueno que respeta mis estudios, eso es lo primordial.

Gabriela: ¿Y dónde es a ver si falto a clases para ir?

Levith: ¿Tú sabes lo que es una casa campo?

Gabriela: Sí, más o menos.

Levith: Es el lugar y donde viven, es entre Soledad y Malambo, a 10 minutos en bus.

Gabriela: Pues, yo no conozco mucho en Malambo

Levith: Antes de llegar a Malambo.

Gabriela: Y con quien iré.

Levith: Me tocaría llevarte y después tu sola vas.

Gabriela: Sí, claro.

Levith: ¿Mañana a las 8:30 puedes?

Gabriela: La verdad, quería ir a clases mañana porque no he ido, y hablar con el padre del niño. ¿El sábado puedes?

Levith: El sábado estoy trabajando y el domingo, pero si no puedes busco otra persona.

Levith: Un día más un día menos, puedes ir con el uniforme del Sena.

Gaby: Sí, claro, ¿con él puedo hablar de los horarios de trabajo, para poder acomodarlo?

Levith: Sabes, hay que hacer sacrificios en la vida, las oportunidades se presentan una vez en la vida, y me imagino que necesitas plata para comprar tus cosas, ahora que viene diciembre.

En ese momento ellos acuerdan encontrarse a las 8:30 a.m. del 24 de noviembre.

Levith: De ahí yo te llevo y nos regresamos, porque me toca trabajar en la tarde.

Levith: Mira por los pasajes no te preocupes, yo te los doy.

Levith: Llega al centro comercial que está por el estadio Metropolitano.

Levith: El papá es abogado, la mujer también es abogada. En esa casa hay hasta piscina. Es una casa campo hermosa.

Gabriela: O sea que estarán los señores.

Levith: Sí.

Gabriela: Está bien.

Levith: Pero ellos son buenas personas y relajados.

Levith: ¿Te puedo hacer una pregunta? Dime si vas a llegar al éxito porque no me gustaría que yo les dijera que vamos para allá y le salga con un chorro de babas. Dime si no vas a llegar para buscar a otra persona, no me gustar quedar mal.

“Él le manda una foto, uniformado como radio operador cuando era policía activo y ya la niña o la joven entra más en confianza”, dijo el fiscal.

“Cuando ella le manda las fotos, él le dice ‘eres de contextura delgada’. ‘Sí, por qué’, le dice ella’. ‘No, por nada, mejor así, porque hay puras mujeres gordas que no se cuidan’. Se despiden”, relató el fiscal.

24 de noviembre, 8:21 a.m.

Gabriela: Buen día, ya voy para allá.

Ese fue el último mensaje…

INFORMACIÓN TOMADA DE HORA724