ESTAS SON LAS MENTIRAS DE LA NOVELA “LOS MORALES”

Muchos son los que disfrutan todo los días de la emisión de los capítulos de la telenovela”LOS MORALES” y de las canciones entonadas por su protagonista.


Sin embargo, lo que muchos no saben es que detrás de cada una de estas bellas composiciones se encuentra un sincelejano. Se trata de José Luis Valencia Tovar, quien nació, creció y vivió en la capital sucreña. Hijo de Luis Utria y Betty Tovar. Recuerda que “desde muy pequeño, como a la edad de 4 años, viviendo en Bogotá, mi papá, que para ese entonces manejaba un taxi, cuando lo acompañaba en los recorridos lo que más sonaba era música vallenata de artistas como Poncho Zuleta, Diomedes Díaz, entre otros y de ahí fue entonces que comenzó mi gusto por la música”.

Luego en Sincelejo, especí􀃚camente en la avenida Luis Carlos Galán donde vivió, a la edad de 8 años compone su primera la canción, a la que dio por nombre “Oye mi vida”, que hasta el momento permanece inédita. Luego, y ya consciente de su talento para escribir lindas estrofas, José Luis viaja a Cartagena para iniciar sus estudios de Medicina. Cuando cursaba el quinto semestre, su compañero de pensión en el barrio Manga,de nombre Antonio González, le presentó a uno de los que con el tiempo sería clave para promocionar canciones: Kaleth Morales.

“Toño González me presentó a Kaleth en el apartamento en el que vivíamos y le dijo que yo componía. Toño y Kaleth eran compañeros de estudio”.

Aunque para ese tiempo Kaleth no gozaba de reconocimiento, para José Luis encontrarse con ese joven era de otro mundo porque conocía del éxito que estaba logrando. “Cuando conocí a Kaleth le mostré tres canciones, de esas sentí que no lo conmovieron lo su􀃚ciente, entonces le mostré ‘Voy a atraparte’, una canción romántica, que fue con la que él se impactó tanto y fue el inicio de nuestra amistad”, relató José Luis. Y tanto fue así que Kaleth presentaba a José Luis a sus amigos como “El Pupilo”. La canción “Voy a atraparte”, fue la primera de José Valencia que grabó un artista vallenato, en este caso Kaleth Morales. En la industria musical, la canción se conoce como “El guante” y empezó a sonar el 20 de enero de 2005 teniendo gran acogida en las emisoras de Cartagena y Barranquilla, entre otras.

Una vez obtuvo el apoyo incondicional de Kaleth, se abrieron puertas de otros artistas como Luifer Cuello, quien le grabó “Cuando estoy con ella” y la incluyó en su primer CD llamado “La Nueva Ola”, en el 2004.

“Esa fue una canción que cuando Kaleth la escuchó, enseguida cogió la guitarra y empezó a cantarla. Yo no me lo creía que había hecho algo tan bueno y ver a Kaleth de la manera en que estaba brincando, me emocionó”, re􀃚rió José Luis.

Los éxitos no pararon. Peter Manjarres, un artista de mayor reconocimiento en el folclor vallenato incluyó en su trabajo discográfico “Imbatible”, una de las más reconocidas canciones de José Luis Valencia a nivel nacional: “El Amor de mi Sabana”, inspiración que le llegó al escuchar un porro en Valledupar.

Kaleth también le grabó en guitarra “Pa’ mañana es tarde” o “El Tornillo”, que a todos en el país encantó y posteriormente también la acogió el artista Jacobo Fonseca.

Para resaltar, una canción que aún sin haber sido grabada era coreada en las discotecas de Cartagena donde se presentaba Kaleth Morales. “Sin Fecha de Vencimiento” se incluyó entonces en el álbum “Reflejo”, de Los K Morales.

José Luis Valencia, compositor de la sabana, tiene ya alrededor de 40 canciones registradas en Sayco y Acinpro. Muchas han sido interpretadas por Peter Manjarrez, Michel Torres, Jacobo Fonseca, Pillao Rodríguez, Luifer Cuello, el desaparecido Sayayin, entre otros. También tiene Más de 30 inéditas.

LA HORA DE LA VERDAD

En 2005, Kaleth le había solicitado una canción para dársela a un cantante, pero José Luis se tardó en entregársela por la falta de tiempo debido a que tenía que cumplir con los estudios y las rotaciones del internado que para la época se encontraba haciendo.

“Es una canción que habla por sí sola. Yo me encontraba ocupado por mis estudios y Kaleth era llame que llame a pedir canciones. Yo le decía: Kaleth no puedo, yo no tengo canciones, mira que estoy ocupado, la rotación es difícil”, relata.

No obstante, como si hubiera sido una jugada del destino, cuando Kaleth escucha cantar a José Luis, la letra de “La hora de la verdad” le conminó: “Eso no va para ninguno, eso va para mí”.

La letra de la canción nació un día en que José Luis había tomado la guitarra para sacar melodías, pero nada de lo que hacía le gustaba. Al cabo de un rato, cuando la televisión transmitía un episodio de El Chapulín Colorado- su programa de televisión favorito- “me hizo encender el bombillo, que permitió que saliera la melodía y todo el día me la puse a tararear.

Mi compañero de pensión me dice: “Me tienes aburrido con ese “tarará” que tienes ahí, canta otra cosa diferente, y entonces fue cuando me salió…”, cuenta José.

Precisa que fue tanto el tiempo de búsqueda de la fortuna (sobre la melodía), que se había cansado “porque ya hasta ya me había fastidiado y la he encontrado de una de una forma especial”. Es así como se originó uno de los grandes éxitos interpretados por el hijo mayor de la dinastía de los Morales.

Tomado de: Korraleja.com en  Cortesía: Meridiano – Marisol Monterroza