MADRE FALLECE LUEGO DE DAR A LUZ, PERO SU BEBÉ NO ESTABA DISPUESTO A PERDERLA


El amor de una madre es algo incomparable, no hay nada como eso y muchos lo saben. En la siguiente historia veremos el lazo de amor entre una madre y su pequeño recién nacido.
Una madre que murió cuando su pequeño ángel vio la luz del mundo, el riesgo del parto fue predicho por los médicos, pero ella decidió que le salvaran la vida a su pequeño aunque tuviera que entregar la de ella, antes de fallecer habló con su esposo y le pidió con lágrimas en los ojos que se hiciera responsable del bebé.

Lamentablemente, la madre no logró resistir el riesgo del nacimiento y falleció durante el parto, no hubo signos de vida cuando los médicos la revisaron. Pero las cosas de Dios son tan maravillosas que de manera increíble sucedió un milagro.

Los médicos tomaron a la criatura viva y lo colocaron sobre el pecho de la madre ya muerta, cuando los medicos ya se iban a llevar al recien nacido, este empezo a llorar y se aferró fuertemente al rostro de su madre, de repente aquella mujer que acaba de morir, abrió sus ojos y luchó.

Cuando vio a su hijo en su pecho, se fue en llanto y empezó a darle gracias a Dios por la oportunidad de estar junto a su recién nacido y su esposo.

Es algo impresionante el amor de DIOS y el lazo tan fuerte que existe entre una madre y un hijo. Una madre es tan importante que hasta Jesús tuvo una, por eso debemos amarlas y valorarlas. A veces cuando creemos haberlo perdido todo, DIOS nos sorprende.

Mira el vídeo, es inevitable no derretirse con este vídeo: