Hernoso relato de Martín Elías de como imitaba a su padre

El Gran Martin Elías desde pequeño tuvo una gran admiración por su padre el cacique de la junta. 


Martincito no solo quería ser un gran cantante sino también un futbolista profesional, pero el creció con el vallenato, viendo a su padre cantar, era imposible no seguir el mismo camino de su padre.

El hijo de la leyenda vallenata Diomedes Díaz imitaba a escondidas con fervor a su padre, toda su  trayectoria en la musica fue inspirada a él. 

Martín Elias mucho antes de morirse le relato a sus seguidores la divertida anécdota cuando imitaba a su padre.

Esto fue lo que relató:

Yo solo quería salir rápido de clases para llegar a mi casa y volarme la puerta del cuarto de mi hermano Rafael Santos para ver videos de mi papá en conciertos. Solo pensaba en eso, mis amigos pensaban en jugar otros juegos en el colegio y yo solo quería llegar a mi casa a ver videos de mi papá y a escuchar música. De un momento a otro se me dio por encerrarme en mi cuarto y adivinen cuál era mi juego favorito? Jajajaj jugar a DIOMEDES.

¿Cómo era el juego? 
Era el siguiente: Me encerraba en mi cuarto, me vestía con chaquetas de mi papá, con el aire apagado para sudar, le dañaba a mi mamá los palos de las escobas y agarraba las medias y se las ponía en la punta, y ese era el micrófono jajaja y yo solito cantando, duraba como 3 horas encerrado y recortaba las hojas de los cuadernos para hacer la plata, supuestamente yo! 
Esa era la plata que me ganaba en los conciertos, mi mamá se asustaba, creía que yo me iba para la calle, tan solo tenía 7 años, y resulta que cuando ya la escuchaba llorando yo me asustaba y salía sudaoooo, jajajja, y le decía ‘mami no llores, que estaba cantando, trabajando, para traerte plata a ti’ y así no me regañaba y no me acusaba con mi papá. Eso era casi todos los días hasta que un día se dieron la vuelta por la ventana del cuarto y yo estaba cantando en mi concierto jajaja, y me pillaron, me dio una pena que lloré como 5 horas seguidas y dijo mi papá ‘este muchacho va hacer cantante’, nunca voy a olvidar esas palabras, desde entonces mi mayor alegría es cantar . Yo no tenía que ver con tareas ni nada, a mí me gustó la música desde niño, por eso hoy canto con el corazón para ustedes defendiendo el legado de mi padre”.

Sin duda alguna considero que la parte mas valiosa y hermosa de un cantante es su comienzo, todos desde niños soñamos con parecernos a alguien o seguir los mismos caminos de nuestros padres, afortunado Martín Elías que lo logró. 

Redacción de Porque AJA